AstroCuenca

Home Aula Abierta ¿ Por qué el cinturón de asteroides no representa una amenaza para una nave espacial ?

¿ Por qué el cinturón de asteroides no representa una amenaza para una nave espacial ?

Impresión artística del cinturón de asteroides (Imagen: NASA/JPL-Caltech).

Cuando se piensa en el cinturón de asteroides, probablemente se piense en una región de roca y polvo con tantos asteroides como el ojo pueda llegar a ver. Este idea ha sido popularizada en  películas, donde las naves espaciales tienen que desviarse a izquierda y derecha para evitar colisiones. Un punto de vista similar ha sido representado en la mayoría de la imaginería científica, como la representación artística reflejada más arriba. Incluso en el primer episodio de la nueva serie Cosmos, se representó el cinturón como un denso grupo variado de asteroides. Pero la realidad es muy diferente. Ciertamente, el cinturón de asteroides es menos desordenado de lo que se suele describir a menudo. Cuanto menos, podría sorprenderte.

La Exploración Digital Sloan del Espacio (SDSS) ha identificado más de 100.000 asteroides en el Sistema Solar, existiendo unos 80.000 de ellos en el cinturón con un tamaño mayor de un kilómetro. Por supuesto que los hay más pequeños, pero son más difíciles de detectar por lo que se desconoce con seguridad cuantos hay.

La forma piramidal de la luz zodiacal se centra en el mismo camino que el Sol y los planetas recorren a través del cielo, describiendo la eclíptica. Esta imagen nos muestra el cielo 90 minutos después de la puesta del Sol, a comienzos de Marzo con orientación Oeste (imagen creada con Stellarium).

Sin embargo, tenemos una muy buena idea debido a que las observaciones de la que disponemos indican que, la distribución de tamaños de los asteroides sigue lo que se conoce como distribución potencial.  Por ejemplo, con una ley de potencia de 1, por cada asteroide de 100 metros de diámetro debería de haber 10 con un diámetro de 10 metros y 100 con un diámetro de 1 metro. En base a las observaciones del SDSS, los asteroides parecen seguir una ley de potencia de alrededor de 2, lo que significa que, resulta probable que existan 800 billones de asteroides mayores que 1 metro dentro del cinturón. Eso es una montaña de rocas. Tanto es así, que la luz del Sol es dispersada fuera del cinturón de asteroides que junto con el polvo existente en el Sistema Solar constituye la fuente de la luz zodiacal.

Pero también existe un volumen notable dentro del cinturón de asteroides. Se puede afirmar que, el cinturón de asteroides ocupa una región alrededor del Sol de aproximadamente 2,2 a 3,2 veces la distancia de la Tierra al Sol, partiendo desde el Sol , con un espesor aproximado de 1 UA(Unidades Astronómicas). Un poco de matemáticas nos arroja la cifra de 50 billones de billones de kilómetros cúbicos. Así que, a pesar de que hay billones de asteroides, cada asteroide dispone de miles de millones de kilómetros cúbicos de espacio de promedio. El cinturón de asteroides es algo que difícilmente se podría considerar como abarrotado. Se debería enfatizar que los asteroides en el cinturón no se encuentran uniformemente distribuidos, sino que se encuentra agrupados por familias y grupos, pero incluso esa agrupación no es significativa en comparación con el vasto espacio que ocupan.

Una imagen real desde el interior del cinturón de asteroides tomada por la sonda espacial NEAR cuando se dirigía hacia Eros (en el centro de la imagen). (NASA).

Podéis realizar un cálculo muy aproximado para haceros una idea de lo vacío que realmente está el cinturón de asteroides.  Si asumimos que todos los asteroides se encuentran en el mismo plano, entonces de promedio habría 1 asteroide en un área aproximadamente del tamaño de Rhode Island  (4000 km2). Equivaldría a que dentro de los Estados Unidos hubiera unos 2000 asteroides, la mayor parte de ellos de sólo 1 metro de diámetro. La posibilidad de ver un asteroide durante un viaje por todo el país (y mucho menos a golpearse con uno) sería increíblemente pequeña. Así que, nos podemos hacer una idea de por qué no nos preocupamos de que las sondas espaciales choquen con un asteroide en su camino por el Sistema Solar exterior. De hecho, para situarse en las proximidades de uno de ellos se requeriría de un gran esfuerzo.

 

Más información aquí.

Fuente

 

MUSEO de las CIENCIAS de CASTILLA-LA MANCHA